Boletín de la Sierra Madre # 81 | Septiembre de 2017

haga clic aquí para la página de inicio de Healthwrights

PROMOCIÓN DE LA SALUD EN AMBIENTE DE CONTRADICCIONES: Innovaciones en Tailandia para satisfacer las necesidades de los más vulnerables

por David Werner

Mi invitación a Tailandia

En mayo del 2017 fui invitado por la Fundación Salud y Compartir (HSF, las siglas en inglés) en Tailandia, y su organización madre SHARE (con sede en Japón), para visitar su innovador programa de alcance comunitario en la provincia de Ubon-Rachathani, en la frontera entre Tailandia y Laos. El objetivo de mi visita fue intercambiar ideas para “ayudar a las personas y grupos más vulnerables” a satisfacer mejor sus apremiantes necesidades relacionadas con la salud.

Además, el último día de mi estancia de dos semanas en Tailandia, la facultad de Salud Pública de la Universidad de Mahadol en Bangkok me invitó a intervenir en la “Octava Conferencia de Salud Pública sobre el Avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, 2030” que fue atendida por representantes de los 11 países de la ASEAN (Sudeste Asiático), además de varios otros. Me pidieron que hablara sobre “Seguridad en la salud y calidad de vida de las poblaciones abarcadas”.

Similitudes y diferencias relacionadas con la salud entre Tailandia y México

México (donde he estado involucrado con el bienestar y los derechos de los campesinos durante 50 años) y Tailandia tienen una serie de características clave en común, incluyendo determinantes subyacentes de la salud. En las últimas décadas, tanto Tailandia como México se han convertido en “países de ingresos medios”, debido en parte a que se han convertido en economías de “libre mercado” altamente dependientes del comercio multinacional (Tailandia es actualmente el primer exportador mundial de arroz). Sin embargo, a medida que aumenta su PIB, ambos países han experimentado una brecha creciente entre ricos y pobres, en términos de riqueza, salud y nivel de vida. A pesar de los esfuerzos de ambas naciones para introducir políticas de “cobertura universal de salud” (UHC, siglas en inglés), sus condiciones de vida, acceso a los servicios y calidad de vida se han vuelto cada vez más desiguales en los diferentes estratos sociales y regiones de los países. Ambas naciones tienen una larga historia de luchas entre el gobierno democrático y autocrático.

Parcelas de los campos de arroz típicos de la Tailandia rural

Tanto México como Tailandia tienen sus raíces en la agricultura y una larga historia de lucha por la tenencia de la tierra. Aún hoy, en ambos países, la mejor tierra es propiedad de señores terratenientes ricos, mientras que una multitud de campesinos que la arriendan apenas tienen lo suficiente para vivir. La migración estacional (y permanente) hacia las crecientes ciudades capitalizadas y altamente contaminadas ha contribuido a muchos problemas, y no menos importante, a la propagación del VIH-SIDA.

PODER Y SALUD EN TAILANDIA

Tailandia, a pesar de su rápida modernización, tiene todavía sus raíces en las tradiciones y arte budistas. Wat Phra Kaew (el templo del Buda de Esmeralda), en los terrenos del Gran Palacio de Bangkok, es considerado el templo budista más sagrado del país. Foto: Dennis Jarvis.
Tailandia se enorgullece de ser el único país de Asia que nunca ha sido colonizado por las potencias occidentales. Pero la metrópolis de Bangkok, actualmente con 20 millones de personas (1/3 de la población del país), hace que uno se pregunte.

El poder político en Tailandia

Las dinámicas de poder en Tailandia fluctúan entre tres entidades imponentes: la monarquía, el budismo y el ejército. Históricamente, la monarquía mantuvo la dominación suprema durante muchos siglos. Pero en 1932 se hizo un movimiento para “democratizar” a la nación separando la realeza de la política y presentando un primer ministro y un parlamento elegidos por el pueblo. Sin embargo, en 1933, Tailandia tuvo su primer golpe militar, seguido de 18 golpes más, dos de los cuales ocurrieron en los últimos tres años. El más reciente, en 2016, ocurrió justo antes de la muerte del ampliamente venerado Rey Bhumibol Adulyadej, quien durante su reinado de 70 años había sido una influencia benévola en las políticas y los servicios públicos de la nación. El rey Bhumibol murió en octubre de 2016 y fue sucedido por su hijo, mucho menos escrupuloso, el rey Maha Vajiralongkorn, cuya coronación anticipada habría precipitado el golpe más reciente.

La nueva junta militar, junto con el nuevo rey, se han vuelto cada vez más autoritarias, hasta el punto de que los tailandeses y la prensa se preocupan de no criticarlos demasiado en público. (Me advirtieron que el conductor de nuestro minibús del gobierno podría estar escuchando nuestras conversaciones para reportarlas a las autoridades). Pregunté si el actual régimen militar podría revertir algunas de las políticas de salud y bienestar introducidas bajo la benevolente influencia del rey Bhumibol y al beneficio a la gente más necesitada. Me aseguraron que la junta actual no se atrevería a hacerlo. El programa de Cobertura Universal de la Salud (Universal Health Care), que ofrece la mayoría de los servicios médicos gratuitos, es tan popular que si la élite gobernante tratara de diluirlo o volver a cobrar tarifas a los usuarios, la población se levantaría en señal de protesta.

Tailandia introdujo su programa de Cobertura Universal de la Salud en 2001, mucho antes que la mayoría de las demás naciones de ingresos bajos o medianos, y posteriormente ha ampliado su alcance y cobertura. Las tarifas de usuario se eliminaron (en su mayor parte) en 2006, y la política de Tailandia es proporcionar una cobertura completa (o casi completa) incluso para enfermedades crónicas muy costosas como la insuficiencia renal y el VIH-SIDA.

El rey Bhumibol Adulyadej, humanitario y altamente reverenciado en Tailandia, en su juventud. Gobernó durante 70 años, el reinado más largo de cualquier monarca en el mundo.

Los pasos emprendedores de Tailandia para combatir el VIH-SIDA y otras enfermedades crónicas

La Organización Mundial de la Salud elogió a Tailandia por tener uno de los programas más completos y exitosos del mundo para combatir el VIH-SIDA.

En lo referente a prevención, el Ministerio de Salud tailandés, en cooperación con otros departamentos del gobierno, tiene un programa educativo multifacético, con especial atención a los grupos de alto riesgo. Su política es hacer que los condones estén disponibles de forma gratuita y universal, incluso para los niños de la escuela secundaria. Dado que Tailandia tradicionalmente tiene costumbres relativamente abiertas y permisivas con respecto al sexo, muchos niños empiezan a experimentar con el sexo entre los 12 y 14 años, especialmente en las zonas rurales.

Con respecto al tratamiento, el Ministerio actualmente hace que las pruebas de VIH y los medicamentos antirretrovirales (ARV) estén disponibles gratuitamente para todos los que lo necesiten. Al menos esa es la política. Pero lograr una cobertura completa y sostenida no es fácil. Muchas personas que temen que puedan tener VIH tienen miedo de comunicarlo incluso a miembros de su familia, o de ir a las clínicas para hacerse pruebas y tomar los medicamentos por si alguien les reconoce. Así que el Ministerio de Salud ha establecido ubicaciones no marcadas donde las personas pueden obtener pruebas y medicamentos clandestinamente.

Por razones similares, el tratamiento precoz y el cumplimiento a largo plazo de las recomendaciones médicas son desafíos importantes. Por lo general, las personas no realizan pruebas hasta que se desarrollan síntomas graves de infecciones relacionadas con el SIDA. Esto puede no ocurrir en años, durante los cuales el retrovirus es transmisible a través del sexo o mediante narcóticos consumidos de forma inyectada (otro gran problema). Del mismo modo, cuando los síntomas desaparecen a través del tratamiento, muchas personas dejan de tomar sus medicamentos. Esto lleva a un retorno de los síntomas y un nuevo contagio. También contribuye a la aparición de nuevas cepas de VIH resistentes a los medicamentos ARVs, un problema de rápido crecimiento y muy preocupante.

Para esquivar el alto precio mortal de los ARVs producidos por las grandes empresas farmacéuticas, Tailandia tuvo la valentía de atreverse a desarrollar y fabricar sus propios equivalentes genéricos. Después del golpe militar del 2006, la junta entrante eligió saltarse las leyes internacionales de patentes sobre varios medicamentos que salvan vidas pero que son escandalosamente caros. Para lograr y mantener la cobertura universal de salud, declaró que era necesario anteponer la necesidad humana a la avaricia transnacional.

A pesar de las amenazas de las grandes empresas farmacéuticas, que se retiraron de algunas de sus clínicas de I+D, Tailandia ha logrado proporcionar cobertura médica de largo alcance a la mayoría de sus ciudadanos con tratamientos a largo plazo de enfermedades crónicas, incluyendo VIH-SIDA, enfermedades cardíacas, diabetes, e insuficiencia renal. ¡Y todo a un costo relativamente bajo! Tailandia invierte alrededor del 4% de su PIB en salud, en comparación con un promedio de más del 6% en la mayoría de las demás naciones de ingresos medios. Eludir al menos parte del mercantilismo de las compañías farmacéuticas transnacionales ha salvado millones de vidas.

Tailandia. Previsión de nuevas infecciones de VIH según el modo de transmisión: 50% Sexo entre hombres, 24% Sexo heterosexual (parejas casadas), 12% consumo de drogas injectadas, 10% Sexo entre trabajadoras sexuales y sus clientes, 4% Sexo heterosexual (parejas no casadas).
Tailandia: 440000 personas viviendo con VIH, 1,1% prevalencia en adultos, 6900 nuevas infecciones, 14000 muertes relacionadas con el SIDA, 64% de los adultos tratados con ARVs.
Los dos gráficos anteriores son de “VIH y SIDA en Tailandia”: https://www.avert.org/professionals/hiv-around-world/asia-pacific/thailand

Desde 2009, Tailandia ha tenido la mayor prevalencia de VIH en Asia. La incidencia de seropositivos es ahora de alrededor del 1,1% de los adultos, lo cual significa una reducción a prácticamente la mitad de incidencia que hace unos años.

Los principales modos de transmisión se muestran en los gráficos. Aunque la prevalencia del VIH está disminuyendo, ciertos grupos continúan infectados en un número especialmente alto. El 10% de la transmisión se debe a las trabajadoras sexuales y a sus clientes. El 12% es a través de agujas sucias usadas por los consumidores de drogas. Las parejas casadas (generalmente marido y mujer) representan casi el 25% de los casos. Pero un notable 50% de las nuevas transmisiones se encuentran entre los “MSM” (hombres que tienen sexo con hombres, siglas en inglés). Este grupo incluye hombres homosexuales, personas transgénero y trabajadores sexuales masculinos. Con mucha diferencia, la tasa más alta de prevalencia se da en hombres transgénero.

El SIDA en Tailandia es principalmente una enfermedad que afecta a los jóvenes, incluidos los adolescentes y, en menor grado, los niños. La mayoría de los niños con VIH se contagiaron con el virus de sus madres durante el parto. Afortunadamente, la incidencia de “bebés con SIDA” ha disminuido drásticamente en los últimos años (menos del 2% de las madres seropositivas) gracias a una acción coordinada para garantizar que todas las mujeres embarazadas se hagan la prueba del VIH y, de ser necesario, que reciban tratamiento.

Sin embargo, algunos niños se contagian con el VIH al tener relaciones sexuales con hombres seropositivos. Esto es especialmente común entre los niños migrantes indigentes provenientes de los países vecinos más pobres, que son Birmania, Laos y Camboya. Son niños y niñas, con edades tan tempranas como 9 años, que venden sus servicios a cambio de una comida, una almoina, o un poco de amor y amabilidad.
Miles de trabajadoras sexuales, en su mayoría mujeres jóvenes y adolescentes, pero también hombres y niños, cruzan la frontera desde los países adyacentes. Para ayudar a controlar la propagación del VIH-SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), el gobierno tailandés ahora ofrece oficialmente tratamiento médico gratuito, incluso para el VIH, a los trabajadores migrantes, legales o ilegales. (Sin embargo, en algunas partes de Tailandia, algunos hospitales y clínicas se niegan a tratarlos).

El río Mekong con Laos en la otra orilla, desde Khemarat, Tailandia. (El nivel del agua sube mucho más durante los monzones de verano).

Visité el distrito de Khemarat, que está separado de Laos por el río Mekong (Me-kong significa “Río Madre”). Todos los días, miles de laosianos cruzan el río en pequeños taxis acuáticos en forma de canoa. Algunos son jornaleros. Otros son vendedores de frutas o productos o drogas ilícitas. Otros no tienen nada más que vender que sus cuerpos.

Un niño laosiano trae escarabajos y ranas vivos a Tailandia para comercializar como cocina exótica.

Algunos laosianos también cruzan a Tailandia para recibir tratamiento médico. El hospital más cercano en el lado de Laos está a casi 100 km. En el cruce de Khemarat, vimos a uno de los trasportadores llevar a una mujer enferma a cuestas en su espalda por una empinada subida de más de 100 escalones de piedra desde el río hasta la carretera, mientras su anciano esposo los seguía detrás. Me dijeron que, al menos en el cruce de Khemarat, tales visitantes enfermos son generalmente bien recibidos y tratados gratuitamente en el Hospital del Distrito.

Un hombre carga en su espalda a una laosiana enferma por los escalones empinados del cruce del río Mekong, para llevarla a un hospital tailandés en Khemarat.

Cuando llegan a Tailandia, todo lo que los laosianos visitantes, enfermos o no, deben hacer es escribir su nombre en un registro y, al salir, tacharlo.

LA FUNDACIÓN ‘SALUD Y COMPARTIR’: SUS PRIORIDADES Y PROGRAMAS

Aunque Salud y Compartir es un programa pequeño, su impacto puede ser mayor de lo esperado. Cualquier programa pequeño e innovador que haya demostrado capacidad para motivar a sus trabajadores y producir un cambio real, puede servir como ejemplo para otros programas, y tener de esta manera un efecto desproporcionado a su tamaño. La Fundación Salud y compartir trabaja en estrecha cooperación con agencias gubernamentales y se considera un proyecto de prueba. En la medida en que se demuestre que sus procedimientos son efectivos, pueden ser asumidos por el gobierno e integrados en sus programas. Debido a esta relación con los programas gubernamentales, Salud y Compartir puede tener un impacto aún mayor que la mayoría de los pequeños programas innovadores.

Evolución de las prioridades de la Fundación Salud y Compartir

En la década de los 80, cuando SHARE comenzó a trabajar en la salud comunitaria en el este de Tailandia, su objetivo principal era ayudar a los aldeanos a combatir las “enfermedades de la pobreza” más perniciosas, como la diarrea infantil. Hasta el día de hoy, en la mayoría de los países empobrecidos, la diarrea sigue siendo una de las principales causas de muerte en los niños pequeños. La diarrea mata a la mayoría de los niños que están gravemente desnutridos o que tienen una inmunidad reducida (como ocurre con el SIDA). Pero actualmente en Tailandia, a excepción de las comunidades empobrecidas de “las tribus de las colinas” en el noreste del país, hay sorprendentemente pocos niños que mueran de diarrea, aunque muchos todavía enferman por su causa. Esta mortalidad excepcionalmente baja por diarrea parece ser el resultado de una dieta mejorada: la mayoría de los niños en Tailandia, incluso los de familias bastante pobres, actualmente obtienen lo suficiente para comer. La fuerte disminución de la desnutrición infantil se debe, al menos en parte, a las provisiones de la red de seguridad del gobierno para las familias necesitadas. Pero también puede deberse en parte a la tradición budista de “compasión o cuidado y compartir”, por la cual las aldeas donan regularmente comida al sacerdote del templo local, que a su vez la comparte con los hambrientos.

Así que fueron los aldeanos de Khemarat, donde la Fundación de Salud y Compartir (HSF) había comenzado su programa comunitario, quienes dijeron al equipo de HSF que la diarrea ya no era una preocupación importante. En su lugar, pidieron ayuda para hacer frente al VIH-SIDA, que se había convertido en un problema mucho más importante y temido. El VIH afecta actualmente a alrededor del 1.3% de la población tailandesa, la tasa nacional más alta en Asia.

Como respuesta a la necesidad expresada por la comunidad, HSF cambió su enfoque, convirtiendo la gestión del VIH-SIDA en una de sus principales prioridades. Pronto descubrieron que esto no solo significaba estrategias de prevención, tratamiento y servicios de apoyo, sino que también se tenía que afrontar el enorme temor al SIDA y los prejuicios contra cualquier persona que fuera seropositiva o sospechosa de serlo. En términos de miedo y prejuicio, en Tailandia (como en muchos otros países en la actualidad) el VIH-SIDA es la lepra del siglo XXI.

Dado que la misión de la Fundación Salud y Compartir es “ayudar a los más vulnerables y marginados a mejorar su calidad de vida”, este nuevo enfoque en el VIH-SIDA ciertamente encajaba en su vocación.

Promoción del consejo entre iguales para hacer frente al VIH-SIDA

Debido a la gran cantidad de trabajadoras sexuales de Laos que cruzan a Tailandia, la zona fronteriza de Ubon-Rachathani se ha convertido en un punto clave para la propagación del VIH-SIDA y otras ETS. El gobierno tailandés pone a disposición de estas trabajadoras sexuales pruebas y tratamientos gratuitos, así como condones gratuitos. Sin embargo, las comunicaciones tienden a ser deficientes y muchas personas, especialmente las trabajadoras sexuales, temen buscar ayuda. Por esta razón, el equipo de la Fundación Salud y Compartir hace un esfuerzo especial para llegar a las trabajadoras sexuales inmigrantes. Como la mayoría del trabajo sexual está ubicado en pequeños burdeles semiclandestinos dirigidos por proxenetas, el personal de la HSF ha establecido un contacto cordial con los proxenetas. Han reclutado a la mayoría de los proxenetas en las 17 “sex shops” (burdeles) locales, así como a algunas de las trabajadoras sexuales más veteranas y generosas para convertirse en “puntos de enlace” locales. Estos proxenetas y trabajadoras sexuales proporcionan condones y educación para la salud y facilitan el proceso mediante el cual las trabajadoras sexuales pueden ser examinadas y tratadas para el VIH-SIDA.

Por suerte, el Departamento de Salud del distrito apoya esta iniciativa y coopera estrechamente con el equipo de HSF. (De hecho, algunos de los directores y personas clave en el programa de salud del distrito son miembros de la junta asesora de la Fundación Salud y Compartir).

En Khemarat, las autoridades permiten que las “sex shops” locales operen sobre una base casi legal, lo que hace que trabajar con los proxenetas y las trabajadoras sexuales sea mucho más fácil. (Por razones similares, ha habido un debate sobre la legalización de drogas ilícitas, a fin de invertir más en la prevención y el tratamiento que en el castigo). Desafortunadamente, es posible que la actual junta militar ilegalice las “sex-shops” existentes, forzándolas a la clandestinidad, lo que dificultaría mucho más el mantenimiento de los vínculos para la prevención y tratamiento, y no contribuiría mucho a reducir la prostitución.

El área fronteriza de Khemarat es, asimismo, un punto de acceso para la actividad sexual (comercial y de otro tipo) de los hombres que tienen sexo con hombres (MSM). Es dentro de este grupo de MSM que la transmisión del VIH-SIDA ha sido más alta. De nuevo, muchos MSM no están adecuadamente informados sobre las oportunidades de pruebas y de tratamiento, o son reacios a buscar ayuda. Por eso la fundación Salud y Compartir ha establecido “puntos de enlace” en lugares clave donde hombres homosexuales o transgénero ayudan amablemente como “compañeros consejeros” para otros proporcionando preservativos, consejos e información sobre la prevención y el tratamiento del VIH-SIDA y otras ETS.

En la concurrida zona de compras sobre el cruce del río desde Laos, mis guías de Salud y Compartir me presentaron a un amable hombre de mediana edad cuyo pequeño quiosco al borde de la carretera sirvió como un “punto de enlace” para otros MSM. Con nosotros, se mostró muy abierto y seguro de sí mismo. Se sentía orgulloso de su papel como voluntario que ayuda a otros como él a encontrar formas de tener relaciones sexuales más seguras, y tomar medidas para someterse a pruebas y recibir tratamiento para las ETS. Su única queja era que, en aquel momento, se había quedado sin condones. Solicitó que la cadena de suministro fuera más fiable.

En su quiosco cerca del cruce del río, un activista gay proporciona condones e información a otros hombres MSM.

Personas que viven con VIH-SIDA y hombres transgénero: cómo unir a estos grupos vulnerables

Al inicio de mi visita a Khemarat, mis amigos de la fundación Salud y compartir me llevaron a un hospital del distrito para asistir a un “grupo de apoyo para la salud propia” de Personas que Viven con VIH-SIDA (PLWHA, siglas en inglés). El grupo, actualmente con unos 60 participantes, fue fundado por HSF algunos años atrás, pero ahora es organizado y administrado completamente por sus miembros. Los miembros son en su mayoría jóvenes adultos, aunque también hay personas mayores y niños. El más joven es un niño de nueve años que contrajo el VIH de su madre al nacer.

Uno de los objetivos principales de este grupo es ayudar a los miembros a tener una imagen positiva de sí mismos y explorar formas de mejorar la calidad de vida de los demás. Este es un gran desafío en una sociedad donde las personas con VIH a menudo son temidas y rechazadas. Lo que me sorprendió fue que, a pesar de los enormes obstáculos a los que se enfrentan, prácticamente todos los del grupo parecían positivos y relativamente felices. Al menos entre ellos, habían logrado un sentido de pertenencia y descubrieron la alegría de acercarse y ayudarse unos a otros. Las personas mayores y más conocedoras se preocupaban especialmente por acompañar a los miembros más jóvenes y menos adaptados.

Grupo de apoyo de salud propia de PLWHA (personas que viven con VIH-SIDA).

Otra cosa que me sorprendió es que los líderes clave y los facilitadores de este grupo VIH-positivo son personas que son abiertamente transgénero. (En Tailandia, el término transgénero es utilizado por personas que eligen mantener sus genitales originales, pero se visten y se arreglan como el sexo opuesto. El término transexual se usa para aquellos que cambian quirúrgicamente sus genitales).

El grupo de autoayuda de PLWHA (personas que viven con VIH-SIDA), hábilmente dirigido por Cherry, una facilitadora transgénero.

La principal facilitadora del grupo de la salud propia de VIH es una persona transexual carismática y altamente calificada apodada Cherry. Vestida modestamente como mujer, no solo es bella, sino radiante. Su novio, que también estuvo en la reunión, ayudó con entusiasmo de varias maneras. Me pareció alentador que todo el grupo no solamente aceptó por completo a Cherry y su novio y los otros líderes transgénero, sino que los admiraban por sus habilidades y su compasión.

Cherry, la facilitadora transgénero, no solo es bella, ¡sino radiante!

¡Qué reconfortante! Aquí había dos grupos distintos de personas altamente vulnerables y socialmente marginadas, personas que viven con VIH-SIDA y personas pertenecientes a una minoría de género, que han logrado ver más allá de los prejuicios de la sociedad y llegar amorosamente unos a otros. Este grupo de personas marginadas es un ejemplo del que todos podemos aprender. Supongo que no hay nada como ser injustamente tratado y rechazado para abrir el corazón a las pruebas y el sufrimiento de los demás.

Aunque Cherry es VIH-positiva, parece tener una salud notablemente buena: física, mental y socialmente. Con tratamiento retroviral diario y exámenes regulares, vive una vida activa y satisfactoria. Su novio sigue siendo VIH-negativo. Cherry es completamente honesta y abierta sobre ser transgénero y VIH-positivo. Ella es un modelo inspirador para cualquier persona que parezca tenerlo todo en contra.

Cherry ayuda a facilitar una sesión sobre la construcción de la autoestima. Su novio (a la izquierda, camisa roja), también colabora.

Si bien Cherry es completamente abierta sobre ser VIH-positivo, la mayoría de los miembros del grupo no lo son. En algunos casos, incluso sus familiares y amigos desconocen su estado. Tienen miedo de perder sus trabajos y sus amigos. Así que para que sus miembros se sientan seguros y compartan abiertamente en la reunión, el grupo tiene un acuerdo de que lo que se dice y comparte en sus reuniones no se divulgará a nadie después de que se vayan. Del mismo modo, las fotografías son estrictamente supervisadas y restringidas. Algunos miembros, como Cherry, están dispuestos a mostrar sus fotos en público, especialmente con fines educativos. Otros no. Todas las fotos de personas con VIH-SIDA que aparecen en este boletín tuvieron que ser aprobadas por las personas fotografiadas antes de que pudiera usarlas. Lo mismo ocurrió con sus nombres.

Aquí le entrego a Cherry y al grupo de VIH-SIDA una copia enmarcada de un dibujo que hice hace años para SHARE con el símbolo Yin-Yang (en forma de ballenas que hacen el amor), con las palabras, “DE LA DEBILIDAD, LA FUERZA; DE LA LUCHA, LA PAZ”. Detrás están Mitsue, de SHARE (a la derecha), y Cherry (en el centro, también se llama así), director de la fundación Salud y Compartir.

Debido a que los MSM (hombres que tienen sexo con hombres), sobre todo los que son personas transgénero, son las personas con las tasas más altas de transmisión de VIH-SIDA y a la vez los más olvidados, la fundación Salud y Compartir hace un esfuerzo especial para acercarse a ellos. Me impresionó ver personas transgénero presentes en las reuniones de HSF de promotores de la salud y de auxiliares comunitarios, a menudo en puestos de liderazgo. Viniendo, como lo hago, de una nación (Estados Unidos) donde las relaciones LGBT han sido despenalizadas recientemente y donde la homofobia todavía está muy extendida, encontré esta inclusión muy alentadora.

Tailandia tiene una larga historia de aceptación de la apertura y la diversidad eróticas. Sin embargo, la influencia occidental, con sus tabúes perniciosos y sus fobias sexuales histéricas, se ha transmitido agresivamente a nivel mundial. Incluso Tailandia, que se enorgullece de no haber sido nunca colonizada, ha absorbido en los últimos años algunas costumbres y valores occidentales generalizados.

Además de la difusión de las costumbres y tabúes occidentales en la cultura tailandesa, el hecho de que los MSM tengan la mayor prevalencia de SIDA en Asia ha acelerado aún más la propagación de la homofobia y la transfobia. El ostracismo resultante hace que sea más difícil para personas tan señaladas obtener una educación y un trabajo. Esto empuja a aún más HSH al sexo comercial y aumenta la propagación del VIH-SIDA.

Visitas a casas

Durante mi estadía en Tailandia, la fundación Salud y Compartir me llevó a visitar varias casas de personas que son especialmente vulnerables, a menudo por una combinación de aflicciones. Aquí explico algunos ejemplos:

  • Mai: una niña huérfana discapacitada que es VIH-positiva
Visita de los miembros del personal de la Fundación Salud y Compartir y los trabajadores de la salud locales a casa de Mai, una huérfana muy espabilada con VIH-SIDA y con una discapacidad física.

Junto con un grupo de voluntarios de trabajadores en salud comunitaria, atención domiciliaria y personas de contacto del hospital del distrito local, el personal de HSF me llevó a un pueblo de las afueras de Khemarat, donde visitamos la casa de Mai. Mai es una chica adolescente que contrajo el VIH-SIDA de su madre al nacer. Sus dos padres murieron a causa de una complicación del SIDA cuando Mai era muy pequeña y fue criada por sus abuelos, que son ya ancianos y débiles. El hermano mayor de Mai tuvo que abandonar la escuela para mantener a la familia. Mai ha sido tratada con medicamentos antirretrovirales desde la infancia, y ha tenido que someterse a pruebas regularmente. No tiene ningún signo de infecciones relacionadas con el SIDA. Se la ve brillante y básicamente sana.

Mai (con camisa roja) y su abuela, que la crió desde la infancia después de la muerte de sus padres.

Desafortunadamente, cuando era una niña pequeña, Mai se cayó de un carro y se golpeó la cabeza, causándole una lesión cerebral. Esto la dejó hemipléjica, con parálisis espástica en el brazo y la pierna derecha. Con el tiempo aprendió a caminar con una muleta, pero con mucha dificultad. Además de su discapacidad, su pie derecho, que se cayó hacia un lado, desarrolló una deformidad que le durará siempre. Esto hace que caminar sea mucho más difícil y más doloroso. Hace un año, el personal de HSF, que visitó Mai durante años, lo preparó todo para que pudiera someterse a una cirugía correctiva en el pie. Pero la niña estaba nerviosa al respecto y su abuela se negó a permitirlo.

Durante nuestra visita, la abuela de Mai permaneció firmemente opuesta a la cirugía correctiva para Mai. Y la propia Mai no estaba segura. Para ayudarlas a reconsiderarlo, les conté sobre mi propia historia como niño discapacitado, con deformidades en los pies similares a las de Mai. Me quité las botas y los aparatos ortopédicos, les mostré mis pies escuálidos y demacrados, y les expliqué que yo también había sido reacio a someterme a una cirugía. Pero después de que finalmente me operaron, pude caminar mucho mejor.

Mai y su abuela escucharon mi historia atentamente, y maravillas de maravillas, al final de nuestra visita, ambas estuvieron de acuerdo. La abuela de Mai le pidió al personal de HSF que organizara la cirugía. Gracias al sistema de cobertura sanitària universal de Tailandia, debería ser prácticamente gratis. Espero saber pronto los resultados de su intervención.

Mai tiene toda su vida por delante, con grandes desafíos. A su favor están su inteligencia y su coraje. Tiene muchas ganas de aprender habilidades útiles, ganarse la vida y hacer algo con su vida. Pero aún le queda mucho por hacer para ponerse al día. Durante su infancia, dejó de ir a la escuela después de su accidente: la escuela del pueblo está lejos de su casa, no había transporte público y el terreno tampoco era adecuado para una silla de ruedas, que en cualquier caso ella no tenía. Y sus abuelos, con otras preocupaciones propias, no insistieron.

Ahora, a los 19 años, Mai es demasiado mayor para asistir a la escuela del pueblo. Sin embargo, existen otras oportunidades, al menos en teoria. En la vecina ciudad de Ubon-Rachathani hay un centro de capacitación en habilidades para jóvenes discapacitados administrado por el gobierno. Tiene instalaciones para vivir y es completamente gratis. Cuando Mai se enteró, estaba ansiosa por asistir, y la HSF la llevó allí para inscribirse. Pero cuando el director del Centro se enteró de que Mai era VIH-positiva, se negó rotundamente a admitirla. Insistieron en que pondría en riesgo a los otros estudiantes.

Esta afirmación es descaradamente falsa. Mai no es contagiosa. No tiene síntomas de enfermedad relacionada con el SIDA, y su carga viral es consistentemente insignificante. Ella no es un peligro para nadie. Por ley en Tailandia, todas las escuelas, programas de capacitación e instalaciones públicas deben brindar a las PLWHA (personas que viven con VIH-SIDA) las mismas oportunidades y derechos que todos los demás. Pero el director del centro de capacitación fue inflexible rechazando a Mai.

Una semana después de nuestra visita a la casa de Mai, cuando estábamos en la ciudad de Ubon-Rachathani, visitamos el centro de capacitación en habilidades para jóvenes discapacitados mencionado anteriormente, y nos reunimos con el director y los maestros. Cuando preguntamos si el centro admitía a jóvenes discapacitados con VIH y bajo tratamiento supervisado, uno de los maestros nos aseguró que sí, que el centro estaba obligado a aceptar a PLWHA por ley. Pero cuando el personal de HSF señaló que a Mai se le había negado la admisión en el centro, el director dio marcha atrás y dió todo tipo de excusas. No había forma de que admitieran a Mai, ignorando las leyes. El problema es que no hay ningún castigo si no se cumple la ley. Si el centro rechaza a alguien como Mai, no hay recurso legal.

Sugerí que, como mínimo, se exigiera a las escuelas y a los centros de formación que exhibieran de forma destacada un póster en el que se declararan los derechos de admisión y la igualdad de trato para las personas que viven con el VIH-SIDA. HSF trabajará para establecer este requisito. Y hablé sobre esto días después en la charla que di en la Conferencia Internacional sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el 25 de mayo.

  •  El abuelo de Mai: diálisis autoadministrada para la insuficiencia renal

El abuelo de Mai no se unió al resto de su familia durante nuestra visita domiciliaria, sino que se quedó en una habitación pequeña que ha sido especialmente limpiada y equipada para su diálisis. Tiene insuficiencia renal, que es una complicación frecuente de la enfermedad cardíaca y la diabetes.

En Tailandia, como en México y en muchos otros países de ingresos bajos y medios, en las últimas décadas el patrón de las enfermedades más graves ha ido cambiando. En la actualidad, las principales causas de muerte provienen de enfermedades crónicas no infecciosas, como el cáncer, presión arterial alta, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, diabetes, insuficiencia renal y gota. Estos males son consecuencia, en gran parte, de los cambios en los hábitos alimenticios: el consumo excesivo de alimentos “modernos” menos saludables, las bebidas azucaradas y el tabaco. El aumento de estas enfermedades degenerativa y crónicas es uno de los muchos inconvenientes del “desarrollo” impuesto por Occidente en la economía globalizada de libre mercado.

Para lidiar con esta pandemia de enfermedades crónicas no infecciosas, especialmente en la creciente población de adultos mayores, el Ministerio de Salud de Tailandia está adoptando una serie de medidas innovadoras y que ahorrarán costes, como el acercamiento de los hospitales a las comunidades y hogares. Este acercamiento está facilitado por una red de personal médico, que incluye muchos paramédicos y voluntarios.

Para cubrir la creciente necesidad de diálisis, que es muy costosa si se tiene que hacer en el hospital, la mayoría de las personas con insuficiencia renal ahora reciben diálisis peritoneal (cavidad estomacal) en casa, donde se enseña a un miembro de la familia a administrarla. Esto no solo reduce el costo del personal médico, sino que ahorra a la familia el gasto del transporte frecuente hacia y desde la clínica. Aunque la diálisis peritoneal es menos eficiente que la hemodiálisis (directa a la corriente sanguínea) y requiere aplicaciones más frecuentes, es mucho menos costosa. En el presupuesto limitado de Tailandia, ha permitido una cobertura más completa para toda la cantidad de gente que lo necesita.

Como el abuelo de Mai necesita diálisis a menudo y no siempre hay un miembro de la familia en casa para ayudar, ha aprendido a administrarse los fluidos él mismo. Se siente orgulloso de su habilidad e independencia en poder hacerlo. Gracias al sistema de cobertura sanitaria universal que tiene Tailandia, esta diálisis y los cuidados relacionados son completamente gratuitos.
  •  Arm: el niño que perdió una pierna a causa del cáncer

En una de nuestras visitas domiciliarias vimos a un niño de 11 años llamado Arm, cuya pierna había sido amputada debido a un cáncer. Arm vive con su madre y sus hermanos en una casa con techo de paja y sin agua corriente. La familia de Arm es muy pobre. Su padre está muerto. Y su padrastro, a quien la familia rara vez ve, pasa largos períodos de tiempo en Bangkok, trabajando como jornalero. De vez en cuando envía o trae una pequeña cantidad de dinero a la familia. Millones de familias se dividen así, debido a la escasez de empleos y los bajos salarios en el campo.

Arm posando con su pierna artificial al lado de su madre, su hermano pequeño, y su padrastro, enfrente de su casa.

Cuando a Arm le diagnosticaron cáncer hace dos años, le dijeron que su única posibilidad de supervivencia era la amputarle la pierna por encima de la rodilla. Al principio, tanto él como su madre no estaban dispuestos, pero cuando su estado empeoró, el personal de la Fundación Salud y Compartir les convenció de aceptar la cirugía y le prometió una extremidad artificial. Después de una amputación exitosa, la HSF se las arregló para conseguir una prótesis moderna y cara para Arm, sin costo alguno, en un establecimiento de una ciudad lejana.

Un año después, cuando llegamos a casa de Arm, lo vimos usando correctamente su prótesis. Nos mostró cómo caminaba con la prótesis y sin muletas, bastante bien. Pero su madre se quejó de que casi nunca usaba la prótesis, a pesar de que ella le advertía. El chico finalmente admitió que prefería caminar sin la prótesis y usando solamente una muleta. Le pedimos que nos demostrara cómo lo hacía. Y realmente, sin la prótesis iba mucho más ágil y cómodo.

Pronto descubrimos por qué, ¡La prótesis pesaba mucho! Me fijé que, aunque era del tamaño de un niño (y de hecho ya se había quedado pequeña al lado de la otra pierna que estaba creciendo), se había fabricado con una articulación de rodilla adulta fuerte y otro material pesado. Y el encaje de resina era tan grueso y pesado como el que necesita un adulto.

La prótesis de Arm está bien hecha pero pesa tanto que casi no la usa.

Entonces todos comprendieron el problema que tenía Arm. Una opción hubiera sido fabricarle otra prótesis más ligera, pero sería solamente algo temporal. Durante su periodo de crecimiento (Arm estaba a punto de dar el “estirón” de la adolescencia) se tendría que ajustar y reponer piezas constantemente. Teniendo en cuenta las circunstancias, tenía sentido escuchar al niño y sus sugerencias… Con razón, el eslogan del Movimiento de Vida Independiente es: ¡Nada sobre nosotros sin nosotros!

La iniciativa ‘BUDDY HOME CARE’: una innovación beneficiosa para todos

La iniciativa Buddy Home Care (cuidado en casa por un compañero), iniciada de forma experimental por la fundación “Salud y Compartir” en 2016, es una de las iniciativas de salud comunitaria más emocionantes e innovadoras que he visto en años. Sin embargo, cuando lo piensas, es una forma obvia de beneficiar a dos grupos muy vulnerables: 1) niños en circunstancias muy difíciles, y 2) ancianos con enfermedades crónicas que a menudo se quedan solos.

Para estas personas mayores con necesidades especiales, el Ministerio de Salud tiene un programa de voluntarios de salud comunitaria y cuidadores de atención domiciliaria, que visitan a personas mayores enfermas regularmente para ayudarlos con sus necesidades básicas. En la práctica, sin embargo, el plan no siempre funciona como estaba previsto. Idealmente, debería haber un voluntario de salud local por cada diez hogares y un cuidador por cada seis o más voluntarios. Pero aun cuando se cumplen estos números, los cuidadores no tienen mucho tiempo para estar con cada persona que lo necesita. Son muchas las personas mayores que viven solas, sin nadie que las haga compañía o las pueda cuidar por un rato largo.

Asimismo, hay muchos niños en Tailandia en situaciones de alta vulnerabilidad. Esto incluye huérfanos a causa del SIDA, niños cuyos padres tienen VIH-SIDA o enfermedades crónicas, hijos de familias desestructuradas o cuyas madres son trabajadoras sexuales, niños con discapacidades, niños cuyos familiares usan o venden drogas, niños en riesgo de involucrarse con drogas ellos mismos y los hijos de los trabajadores migrantes. A menudo, estos niños tienen múltiples desventajas, mala nutrición o poco cuidado y están bastante solos.

Tanto para los ancianos como para los niños, estos problemas se complican por el hecho de que sus familias a menudo están separadas porque el padre (o a veces la madre y los hijos mayores) dejan el hogar por períodos prolongados para encontrar trabajo en Bangkok, ganar un sueldo y enviar dinero a casa. Pero, lamentablemente, cuando están lejos de casa, a menudo terminan teniendo relaciones sexuales con otras mujeres u hombres, y contraen el VIH-SIDA u otras ETS, enfermedades que luego llevan para sus aldeas.

Por todas estas razones, las personas mayores con enfermedades crónicas a menudo pasan mucho tiempo solos en casa, con la esperanza de que alguien vaya y los ayude, o al menos les brinde un poco de compañía.

El primer paso para implementar el programa Buddy Home Care es que los miembros de la comunidad interesados ​​ayuden al voluntario o cuidador de su barrio a identificar a niños entre 10 y 16 años especialmente vulnerables. Luego, el voluntario o cuidador invita al niño a convertirse en un compañero o “amigo”, visitando, haciendo amistad y ayudando a una persona mayor vulnerable de forma regular.

Este enfoque de “amigos” tiene el potencial de sacar lo mejor de todos y de llenar un vacío en las vidas problemáticas de jóvenes y mayores. Los niños pueden ayudar de muchas maneras muy sencillas, como hacer recados, ajustar cojines o masajear músculos dolorosos. Algunos aprenden a tomar la presión arterial y ayudan a mantener registros. Pero tal vez su papel más importante es simplemente estar allí, ser joven y ser amable. Cuando funciona bien, puede ser un verdadero impulso en la autoestima de los niños.

Cuando llegué a las visitas domiciliarias a personas mayores con enfermedades crónicas, a menudo parecían abatidas y sin mucha vida. Pero en el momento en que veían venir a su joven “amigo”, sus caras se iluminaban. Y cuando el niño iba a darles un fuerte abrazo, ellos tendían los brazos para abrazar al niño con una energía y una alegría que nadie hubiera creído que tenían.

Sesiones de capacitación para las visitas de Buddy Home Care

Como parte del procedimiento Buddy Home Care, el personal de la fundación “Salud y Compartir” realiza periódicamente sesiones interactivas con los trabajadores de la salud y los niños. En la sesión en la que participé, había alrededor de 20 niños y 20 voluntarios de salud y cuidadores a domicilio.

La sesión estuvo a cargo de facilitadores de HSF, uno de ellos transgénero, que tenían mucha habilidad para animar actividades dinámicas y entretenidas en grupo.
Como actividad para romper el hielo, los niños hicieron equipos de dos con los trabajadores de la salud y participaron en juegos y pruebas interactivos.
Después los facilitadores explicaron al grupo las “cinco medidas básicas para el cuidado.”
A continuación, los participantes de dividieron en pequeños grupos y cada grupo escribió en un poster sus ideas para aplicar las cinco medidas básicas con la persona mayor que visitarían. Luego, cada grupo presentó sus ideas y se debatieron entre todos. Al final hubo un resumen colectivo de todas las conclusiones y desafíos, seguido de juegos y caos alegre para terminar.

Acompañando algunas de las visitas de Buddy Home Care

Tuve la oportunidad de acompañar algunas de las visitas de atención domiciliaria. Aquí explico algunos ejemplos:

  • Hogar de una pareja de ancianos, ambos incapacitados por derrame cerebral.

La primera pareja de ancianos que visité estaba discapacitada por accidente cerebrovascular, y vivían solos en una casa con zancos. Sus hijos ya eran mayores y habían emigrado a Bangkok para encontrar trabajo, y cuando era posible enviaban dinero a casa. Ocasionalmente, los trabajadores

de salud locales visitan a la frágil pareja, pero la mayoría de las veces tienen que valerse por sí mismos. La anciana está severamente paralizada y le resulta difícil comunicarse. No puede levantarse de la cama y es totalmente dependiente de su esposo discapacitado.

El Departamento de Salud del Distrito le había proporcionado a la anciana una cama de hospital ajustable. Su esposo, también incapacitado por ictus, hacía todo lo posible para cuidarla.

Su esposo, a su vez, está parcialmente paralizado y usa una silla de ruedas. Teniendo en cuenta su situación, lo hace increíblemente bien. Su mayor dificultad es salir de la casa para ir a comprar. Como su casa está levantada con postes, baja su silla de ruedas por la ventana y luego se desliza sentado por las empinadas escaleras de la entrada de su casa. El camino hasta la calle está muy mal para ir en la silla de ruedas, así que la usa como andador como puede. A veces los vecinos salen a ayudar.

Aquí la niña que es la “amiga” de la anciana le da masajes y caricias a sus piernas, y la mujer gruñe suavemente en reconocimiento. El contacto y la preocupación amables de la niña parecen ser muy apreciados.
  • Visita de la “amiga” a una mujer con diabetes e insuficiencia renal

La anciana de mi siguiente visita era diabética y tenía insuficiencia renal. Estaba confinada (innecesariamente) en la cama. Cuando llegamos, la anciana estaba muy triste, pero comenzó a animarse, sobre todo con el toque cálido y amistoso de su amiga, una niña del barrio.

Esta mujer mayor con enfermedad renal debida a la diabetes tenía calambres en las piernas y apreciaba los suaves masajes que le daba su joven amiga.

Estaba claro que la anciana estaba frustrada de estar en la cama sin hacer nada. Insistía en que estaba demasiado débil para levantarse o tratar de hacer algo por sí misma. Sin dudas, estaba muy frágil. Pero parecía que su debilidad general era debida en parte a la inactividad. Su gran familia la apoyaba pero tendían a sobreprotegerla. Después de convencer a la señora para que se sentara en la cama, le preguntamos si le gustaría intentar pararse. Ella dijo que no podía, y al principio no quería ni intentarlo. Pero cuando su joven “amiga”, de quien se había encariñado mucho, le suplicó que lo intentara, la anciana consintió.

Aquí, la voluntaria de la salud y la “amiga” de la mujer postrada en cama la ayudaron a pararse, aunque ella insistía en que no podía hacerlo. Una vez que descubrió que podía pararse, e incluso dar algunos pasos, estaba más contenta y quería volverse más activa.

Cuando llegó el momento de irnos, la anciana y su familia tenían una visión totalmente diferente de lo que era posible. Hablaron sobre las muchas cosas que la señoría podría ayudar con las actividades domésticas. Su amiga la ayudó a descubrir cómo hacerlo.

  •  Un hombre discapacitado por accidente cerebrovascular y con úlceras crónicas en la piel

Entre las familias más pobres que visitamos estaba una pareja de ancianos que vivía sola y básicamente no tenía ingresos. El hombre, que había sufrido un ictus nueve años antes, estaba demacrado y tenía una enfermedad dermatológica grave, con muchas llagas abiertas. Los hijos de la pareja se habían ido a buscar trabajo en Bangkok, pero les costaba mucho llegar a fin de mes y rara vez podían enviarles algo a sus padres. La asistencia del gobierno era escasa y resultaba difícil de conseguir.

El hombre, que tuvo un ictus nueve años antes, estaba muy delgado y tenía úlceras crónicas en la piel. Vivía solo con su anciana esposa, que hacía todo lo posible por cuidarlo.

El anciano dependía por completo de su esposa. Con ayuda, podía ponerse de pie. Si se sostenía en algo, podía moverse de una manera parecida a la gente con Parkinson, pero su equilibrio no era muy bueno. Llegar al retrete (fuera de la casa) con la ayuda de su esposa era un proceso lento y agotador para ambos, y muchas veces no llegaban a tiempo. Uno de los hijos, carpintero, en una de sus escasas visitas a casa, había fabricado una barandilla improvisada a lo largo de la pared exterior de la casa hacia la letrina, pero el anciano no podía llegar sin asistencia y sin peligro de caerse. Sugerimos que su hijo, en su próxima visita a casa, hiciera un mueble sencillo, solo una caja con un agujero redondo, sobre un cubo, para que, en lugar de ir al baño, el inodoro pudiera ir a él. Pensaron que era una idea genial.

Su hijo había puesto una barandilla en alrededor de la casa para que el hombre fuera al retrete, pero su equilibrio era demasiado inestable para usarla.

Obtener comida era un gran problema ya que la pareja normalmente no tenía dinero. La anciana dijo que algunas mañanas intentaba atrapar peces en el río, pero eso no era mucho. Su principal fuente de comida era el templo budista, donde el sacerdote compartía con la anciana algo de lo que los devotos de la aldea traían como ofrendas, principalmente arroz. Aparte de eso, la pareja a menudo pasaba hambre.

El problema de piel del anciano había sido examinado por los trabajadores de la salud y los médicos, que prescribieron todo tipo de antibióticos, ungüentos y lociones, en su mayoría en vano. Se nos ocurrió que la erupción y llagas crónicas podrían deberse a una deficiencia nutricional, entre otras posibilidades, de falta de vitamina D. El hombre casi nunca consumía productos lácteos y estaba siempre dentro de casa, así que casi nunca le tocaba el sol. La luz del sol, por supuesto, ayuda al cuerpo a producir su propia vitamina D. ¿No sería lindo si ese problema de la piel del hombre pudiera ser curado por algo tan gratuito y omnipresente como la luz solar?

Mientras hablábamos de todo esto, el joven “amigo” del señor, un niño tímido e inquieto de 12 años, escuchaba atentamente. Cuando comprendió la idea, se ofreció para acompañar a su anciano amigo afuera, a la luz del sol, ayudarlo a quitarse la camisa y sentarse a su lado bajo el sol cada vez que lo visitara. El chico entendió que al principio debería hacer esto solo por unos pocos minutos, luego un poco más y más mientras su piel se adaptaba a la luz del sol.

El joven amigo del señor (de pie, a la derecha) estaba ansioso por llevarlo a sentarse a la luz del sol cada vez que lo visitaba, para ver si eso podía ayudar a mejorar el problema de su piel.

Tanto el hombre como el niño están dispuestos a intentarlo. Si funciona, bien. Y si no, al menos la compañía que se dan cuando toman el sol juntos alimentará las almas de los dos.

  • El “Factor Sonrisa”

Otras casas que visitamos como parte de la iniciativa Buddy Home Care reafirmaron mi impresión del enorme potencial y valor humano de este enfoque innovador. Una y otra vez, era la presencia y la preocupación del “amigo” infantil la que parecía ser la mejor medicina para la persona mayor enferma, a menudo bastante solitaria. Los niños disfrutaban de su papel como “amigos” de cuidado en el hogar y se sentían bien al ofrecer su ayuda y amistad a alguien que la necesitaba y la apreciaba.

Una visita tras otra, las personas mayores con enfermedades crónicas a las que recurrimos, al principio parecían tristes y retraídas. Muchos ceños fruncidos y miradas en blanco. Pero después de un cálido abrazo de su joven “amigo” estallaban en una sonrisa feliz y agradecida.

Some evaluators of community programs say the best measure of success is the SMILE FACTOR. I agree.

REFLEXIONES: Razones para legalizar el trabajo sexual y las drogas

En comparación con los Estados Unidos, Tailandia actualmente tiene políticas mucho más tolerantes con respecto al uso de drogas ilícitas y la prostitución.

El uso de drogas y el comercio con el sexo existirán, sin importar cuánto sean penalizados; su criminalización solo conduce a una mayor violencia, explotación y corrupción (como se vio en los Estados Unidos durante la prohibición del alcohol). Del mismo modo, la llamada “Guerra contra las drogas”, que Estados Unidos ha amplificado en todo el mundo, ha creado un tsunami de violencia, guerra territorial, tráfico de armas, extorsión, corrupción y violaciones de los derechos humanos. Solo en México, donde se han producido más de 200.000 asesinatos relacionados con las drogas desde 2006, la nación está cerca de convertirse en un estado fallido. Mientras tanto, Estados Unidos tiene, de lejos, la población penitenciaria per cápita más grande del mundo. Con el 5% de la población mundial, Estados Unidos tiene el 25% de los presos del mundo. Más de la mitad están encarcelados por delitos relacionados con drogas. La mayoría son usuarios de drogas no violentos y pequeños vendedores, muchos de los cuales venden drogas porque pertenecen a minorías raciales que tienen dificultades para conseguir empleos decentes para alimentar a sus familias.

Tailandia, por el contrario, se centra en el tratamiento y la prevención más que en el castigo. Ofrece a los usuarios habituales de drogas intercambio de agujas gratis, y pruebas y tratamientos gratuitos de VIH-SIDA, así como educación y rehabilitación. Asimismo, la práctica actual de Tailandia de trabajar con trabajadores sexuales es ayudarlos a hacerlo de forma más segura en lugar de castigarlos duramente y conducirlos así a la clandestinidad. Tales políticas con respecto a las drogas y el trabajo sexual no son solo más amables, sino que son más efectivas para reducir la delincuencia y promover la salud.

Sobre proteger las fronteras nacionales

Otra área donde el contraste entre Tailandia y los Estados Unidos es más sorprendente es en el tratamiento respectivo que dan a las personas que llegan a su país desde países vecinos en busca de trabajo. Esto es así sobre todo ahora bajo la postura racista y xenófoba del presidente estadounidense Donald Trump.

Tailandia no solo hace que la entrada a través de sus fronteras sea relativamente simple y agradable, sino que ofrece tratamiento médico gratuito, incluido para el VIH-SIDA, incluso para los migrantes no legales. En contraste, el presidente Trump está decidido a construir un enorme muro de un billón de dólares para evitar que los vecinos mexicanos y centroamericanos de los Estados Unidos entren. Y para aquellos que ya están en los Estados Unidos sin papeles, ¡que Dios los ayude!

La política de “buen vecino” de Tailandia no solo es mucho más humana, sino también más pragmática. Al proporcionar un servicio social básico a todos los inmigrantes, incluidas las pruebas gratuitas y el tratamiento del VIH-SIDA, la enfermedad puede controlarse de forma mucho más efectiva. Una sociedad será mucho más saludable cuando todos, incluidos los que no pertenecen a la comunidad y las minorías, reciban un trato equitativo y justo, y cuando exista una cobertura de salud universal para todos.

Dos Mundos

Los dos mundos de Tailandia

Tailandia tiene los pies en dos mundos diferentes.

Uno es el mundo del amor, el cuidado y el intercambio, que es el hábitat social natural de una especie inteligente e interdependiente. Esta es la esfera de la unidad en la que nacemos, la que le llega al bebé con leche materna. Es el estado de convivencia, de unidad, de compañeros de la vida. Toda la vida. El mundo donde todo está inconscientemente y maravillosamente conectado.

El otro es el mundo dividido al que nos entrenan, y nos seducen para que lo a abracemos. El mundo de la separación. Del egoísmo De los espejos. El mundo que nos enfrenta unos a otros por la ilusión de la ganancia personal. El mundo que mide nuestro valor por lo que tenemos – o creemos que tenemos – y no por lo que somos o cuánto de nosotros mismos damos. Un mundo que construye una fachada de autoafirmación en el hambre de los demás.

Las contradicciones entre estos dos mundos son más evidentes en Tailandia, tal vez, que en cualquier otro lugar porque nunca fue colonizada. Pudo mantener elementos de su mística preindustrial más intactos que las tierras invadidas y remodeladas por los poderes coloniales. Tailandia también tuvo el beneficio de una sólida base en el budismo, que, bajo sus indumentarias, se basa en la interconexión de todas las cosas. Tailandia aún alberga elementos del antiguo espíritu de compasión, un espíritu basado en la comprensión de que tu felicidad y mi felicidad son inseparables.

Sospecho que es este espíritu venerable de la unidad y la compasión lo que ha ayudado a Tailandia a realizar sus avances excepcionales hacia una cobertura de salud universal. Era este espíritu el que conducía el trabajo de los voluntarios generosos y los empleados altamente comprometidos del Departamento de Salud que conocí. Me inspiré en la disposición de tantos profesionales para escuchar y relacionarse con las personas, incluso en las situaciones más humildes, incluso con los inmigrantes empobrecidos y los miembros de grupos que con demasiada frecuencia son denigrados y marginados. Es este espíritu de inclusión, hasta de los menos favorecidos, lo que creo que está detrás del lado saludable de Tailandia.

Pero, al mismo tiempo, Tailandia, o al menos gran parte de su clase dominante, ha comprado el modelo de “desarrollo” occidental, que persigue un crecimiento económico a toda costa, desequilibrado e insostenible. Las constantes luchas de poder del país y los golpes militares reflejan esto… al igual que la corrupción incesante en los niveles más altos… al igual que el fracaso de innumerables funcionarios para obedecer las leyes humanitarias de la nación (como aquellas que garantizan servicios de salud gratuitos a inmigrantes indigentes). Quizás uno de los signos más reveladores de que Tailandia se haya visto atrapada por el tóxico Mundo Occidental es la creciente polarización entre los que tienen y los que no tienen, lo cual se contradice con su destacada búsqueda de Salud para Todos, y con cualquier aspiración de democracia que todavía quede.

Ya sea en Tailandia o en los Estados Unidos, La frágil flor de la democracia tiene pocas posibilidades de sobrevivir cuando las desigualdades de riqueza y poder son tan grandes.

Por todo eso, Tailandia ha logrado avances admirables hacia la cobertura de salud para todos. Estos avances, independientemente de las intenciones de la clase dominante, están despertando y capacitando a la población para luchar por una mayor igualdad, inclusión y sostenibilidad en todos los ámbitos. Tales son las semillas del cambio.

Aquí, quizás, radique la esperanza de una nación más saludable y de un mundo más saludable y duradero.

Buda de piedra arenisca cubierto por los raises de un arbol baniano, Templo de Wat Phra Mahthat, Ayutthaya


haga clic aquí para la página de inicio de Healthwrights

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s